martes, 13 de abril de 2010

Infantil, pero sincero...

Estamos en exámenes,
andamos pensando en calificaciones.
Yo sólo quiero que tu me des un diez,
al oír mis canciones.

Entre foto, historia y filosofía,
depende de cuanto logre acordarme,
porque contigo y sin ti pasa mi día.
El maestro va a reprobarme.

Estudiar contigo es esperanzador,
además de bella, inteligente.
Eres como un distractor,
ni la revolución te saca de mi mente.

Te aclaro que gozo de una beca,
pero por ti apostaría mi vida.
Es tarde, tengo la boca seca.
Quiero un café, ¿me aceptas la salida?