lunes, 30 de agosto de 2010

Inflexión

¿Me tengo que rendir o me has rendido?
Se lo difícil que es, no tengas miedo.
Espero que comprendas que entendí,
pero que nunca aceptaré ser ese amigo.

Me tengo que portar tan egoísta,
quedándome con versos, con estrofas,
con guiños, con sonrisas,
que, cuesta aceptar, no estrenaré.

Tenemos varias cosas en común,
como esta terquedad del corazón.
Tu, en mí, buscas compañía,
yo sueño a cada rato tus caricias.

Me quiero convencer, tu volverás.
Lo quiero asegurar, estaré aqui.
No puede ser tan cruel este destino,
no puede ser tan grande el desatino.

Y si no regresaras, tendré que hacer,
en qué pensar, por quién seguir,
para qué vivir, por qué aprender.
Y si no regresaras, yo podré ser.

Lo tengo que admitir, te extrañaré.
Tus platicas y risas,
esa preciosa esencia.
Lo tengo que admitir, te esperaré.

Yo a ti no te busqué como acostumbro,
esta divina vida nos juntó.
Te demostré quien soy, te di mi aliento.
Tu honesto suspirar me asombró.

Recuerda que seré presente a diario,
en la mirada de un admirador,
en esa recomendación de alguna amiga,
en ese abrazo de un querido tio,
en ese viento que roza con vos.

Nos vamos a encontrar en otros lares.
Seguro harán corriente nuestras brisas.
Estaré sentado en la cornisa,
viéndote ir y venir por muchos mares.

Acá y allá...

Te voy a contar una historia.
Le paso al primo de un amigo,
y a mi amigo. 
Y a mí, amigo.

Se trata de la distancia.
Esa injusta compañía,
que conjuga las nostalgias
de dos almas lejanas.

Esta paradoja hermosa
de vivir acá y estar allá,
de sentir acá y pensar allá,
de que allá estén en lo mismo.

Dicen que el amor es práctico,
que no es nada si es platónico.
Pero no creas en lo que dicen,
hasta probar lo contrario.

Te veo muy enamorado,
esperando, segundo a segundo,
las noticias de la niña aquella,
que tu corazón se ha llevado.

Y si los rumores fueran ciertos,
no te preocupes y vive.
Que acá estaremos los amigos,
para compartir lo insufrible.

martes, 24 de agosto de 2010

Proceso Creativo

"Este soy yo, el del intenso vivir.
Este soy yo, un tipo despreocupado,
más bien, un tipo ocupado."

Soy honesto hasta el momento en que la prudencia gana. Soy prudente hasta el instante en que la honestidad apremia. Siento mucho, duermo poco y hace tiempo me quité los antifaces del prejuicio. Mis curvas emocionales marcaron, en un momento, este andar por lo vivido. Soy aquel hombre que busca, que no espera que lo encuentren, decisión de vida fuerte, pues muchos me andan buscando y yo salí a perseguirte.

Soy muy malagradecido con gente que me da todo. Mi madre es un buen ejemplo, a cada instante le fallo. Mi padre se ha acostumbrado, ya no sé si sea eso bueno o todo lo contrario. Mi abuela nunca ha pedido que yo le dé algo a cambio, ella espera que yo aprenda y lo hace pacientemente.

Soy amigo de unos cuantos, soy compañero de muchos, admiro más a cercanos que aquellos en las vitrinas. Intento ser buena onda, pero mi estómago a veces gana y es que estar con gente mediocre, es más difícil que un parto.

Hace un año y medio vivo fuera de casa, construyendo un hogar seguro, nómada hasta el momento, con pilar en la templanza. Dejé familia en Bolivia, en "familia" incluyo amigos, recuerdos amontonados, que se encargan de aparecer en el momento adecuado.

Soy un tanto egoísta, creo que es por ser hijo único, aunque hoy tengo un hermanito, que por cierto, de chiquito, no tiene nada. Es un gran tipo el carnal, es él el que me ha enseñado que la vida es llevadera si sonríes sinceramente ante un golpe inesperado.

El arte mueve mi ser, le da sentido al instante. Me gusta decirlo así: Todo lo que hago es arte. Me la paso creando conceptos, generando ideas, ganando adeptos. Intento escribir poesía, lograr un par de fotografías, con una meta muy clara: Que el cine sea mi estandarte.

En mi lista de poetas preferidos tengo al gran Benedetti, un poco del buen Neruda, otro más de un tal Cortazar. De Borges prefiero el cuento y de Kafka la novela. Me gusta mucho Alan Poe. Me fascina leer a Cervantes. Shakespeare se me hace tedioso, tal vez porque la tragedia es más bella en la biografía de Sócrates. Y para terminar con la lectura, no puedo olvidar al cura, ese Ernesto Cardenal, que gracias a su locura se ganó un golpe bien dado.

Me gusta luchar por algo, por eso soy socialista. Lo que pasa es que, siendo realista, nos hace falta educación y justicia. No creo en la democracia así como la sabemos, la considero amenaza. Es en si peligrosa, porque es muy manipulable, por gente que en descontrol, te la pinta loable. Si creo en gobiernos largos, apoyados por el pueblo, pues según mi poca experiencia son los únicos incluyentes. No quieren perder apoyo, por eso escuchan y cumplen. Si no la regla es muy clara: A otra cosa mariposa, a ti te esperan en casa.

En temas algo espinosos, la religión es mi duda. Espero que exista Dios y quisiera conocerlo, tiene mucho que explicarnos. Por el momento sigo con la tradición católica, tal vez por costumbre o por como me han educado, aunque estoy en desacuerdo con propuestas tan dogmáticas que me llevan a ver al "prójimo" más lejano que nunca.

Culmino diciendo gracias, por darte el tiempo preciso para leer un dibujo acerca de la escultura que la vida esta moldeando en este hombre.

lunes, 23 de agosto de 2010

Con, por, para...

Cánsate mujer.
Cánsate ya.
Cánsate de decir
que eres amiga,
porque yo
no me cansaré
de pensarte
mia.

Cánsate mujer.
Cánsate ya.
Cánsate de decir
que esto no va,
porque yo
no me cansaré
de luchar por ti,
junto a ti.

Cánsate mujer.
Cánsate ya.
Cánsate de pensar
que abrazarme
fue un error,
porque yo
no me cansaré
de rozar
tu delicada
y asombrosa
cintura.

Cánsate mujer.
Cánsate ya.
Cánsate de jurar
que no pasará,
porque
este capitán
no se cansará
hasta conquistar
el bosque
de tus
sentimientos.

Cánsate mujer.
Cánsate ya.
Cánsate de
buscarte los
defectos,
pues sin ellos,
tus virtudes
no resaltarían.

Cánsate mujer.
Cánsate ya.
Cánsate de
prohibir que
me emocione,
porque no
me cansaré
de inspirarme
a tus instancias.

Cánsate mujer.
Cánsate ya.
Cánsate de
dejar tu amor
a la deriva,
porque no
me cansaré
de volar
por él,
hasta que,
altiva,
por mi
sonrías.

Cánsate mujer.
Cánsate ya.
Porque yo
no me cansaré
de ser honesto,
de ser prudente,
de decirte que
te quiero
y de
quererte
sin decirlo.

Y en esta
lucha de
cansancios
los dos ganamos
algo:
Pensar,
sentir
y ser
con, por, para
el otro.

martes, 17 de agosto de 2010

K

K... Sí, K.
La letra que inicia con su nombre.
Entre la J y la L...
J de Jugar y L de Libertad.
Jugar con ella en Libertad.
Sonreír.
Disfrutar.

La K no sólo inicia su nombre.
Inicia otras muchas palabras,
como kantiano...
Ella lo era.
Vivía en mis ideas,
en mis sueños.
Jamás fue kafkiana,
ni absurda.

Decidí ponerme el kaki
para luchar por ella...
junto a ella.
Y no soy kamikaze,
soy guerrero.

Vive lejos,
en una zona tan bella
como un karst.
En una zona tan bella
como ella...
A un buen kilometraje
de distancia.

Es una katiuska,
sus sonrisas
la hacen impermeable
a las lluvias
y tormentas
de la vida.
Esta vida de kiries.
Da calor en grados Kelvin
y es un kerigma.
Un poco de kif,
de kirsch,
para embriagarme
de inspiración.

La conocí
y vivo una kermés
constante.
El corazón
latiendo en kilociclos.
Mis palabras para ella,
en kilogramos.
Su candela,
en kilocalorías
El sentimiento,
en kiliáreas.
Su intensidad,
energía pura,
en kilohercios,
en kilovoltios.
Los kilopondios
¡kilotones!
en sus metas.
Y si el amor
fuera líquido,
amaría a su "Kika"
en kilolitros.

Vanalmente hablando,
es todo un kit.
Dulce como un kiwi,
tierna tal koala.
Kinesiología
para el alma mia.

Es el kiosko
de la plaza
en que declamo,
reclamo,
proclamo,
lo que siento.

Sumo kopek
tras kopek
de emociones,
para lograr cruzar
el kremlin:
Tu corazón
krausista.

Sus tintes de duquesa,
mis aires de káiser,
reducidos a nobleza,
sencillez.

Este sentimiento,
no terminará
kárstico,
ni sabrá a kéfir...
Uniremos nuestros poemas
en koiné.

La nutrición de un kril,
la fuerza del karate,
son incomparables,
a esta grandeza,
de ser juntos,
pero libres.

Y esta poesía,
un tanto kitsch,
termina con la única K
que importa:
Karla.

sábado, 14 de agosto de 2010

Contigo

Se han hecho costumbre nuestras pláticas
de tintes novelescos y sonrisas.
Pero la costumbre no es rutina,
si el diálogo es contigo.

Se nos hizo normal compartir sueños,
hacernos de este mundo dueños.
Pero la normalidad es tan bizarra,
si la comparto contigo.

Se nos hace común ser tan cercanos,
estando nuestros cuerpos tan lejanos.
Pero lo común es comunión,
si estoy contigo.

Se nos hace muy usual ser tan felices,
hacer sinergia y seguir siendo aprendices.
Pero la felicidad es tan libre,
si aprendo contigo.

"Pasionitis"

El poeta se levantó resfriado,
tosiendo un poco de nostalgia.
Es porque no estás a su lado.
Lo está matando la distancia.

El poeta esta estornudando.
Es la alergia a tu desprecio.
Entregaba el corazón,
y lo enviaste al precipicio.

Al poeta le duele la cabeza,
de tanto recordarte.
Él intentó, con nobleza,
su vida entregarte.

El poeta acusa un achaque,
está enfermo de pasión,
pero luchará en aquel bosque,
hasta que cambies de decisión.

martes, 3 de agosto de 2010

Elemental

Cuatro son los elementos.
Tu los eres.

Eres el candente fuego
cuando entregas,
a pedido,
un beso.

Eres la pureza del agua
cuando lloras
y recuerdas,
lo vivido.

Eres la fugacidad del viento
cuando vienes,
me besas
y huyes.

Eres la textura de la tierra
cuando tocas,
me acaricias
y ensucias.

Recuerda,
agua y tierra
se convierten
en sucio
barro.

Recuerda,
fuego al viento
se apaga,
se olvida,
se va.