jueves, 10 de febrero de 2011

Hoy

Hoy, mi cama huele a ti.
A ese aroma delicado de tu piel.
De tu cabello,
el perfume inconfundible,
en mi almohada.

Hoy no es más,
el ayer está inmerso en mis frasadas.

Hoy, tu entrepierna huele a mi.
Al aroma de estas manos extasiadas.
De mi cuerpo,
el perfume inconfundible,
en tus entrañas.

Hoy no es más,
el ayer está inmerso entre tus faldas.