lunes, 15 de agosto de 2016

Así está el más acá hoy


Haces falta por acá.
Hay un pequeño vacío constante
que se hace más grande y desolador
cuando necesito un consejo.



Haces falta, papá.
No hay en el mundo
palabra tan sensata,
mirada tan cariñosa,
manos tan calientes,
como las tuyas.



Quisiera revivirte un ratito,
nomás tantito.

Es egoísta porque mereces descansar
en paz,
como la que quisiste siempre.

Pero vamos,
dejaste en mi manos una vida
y otras más,
sin aviso alguno.



¿Qué hago cuándo la vida duele?
¿Qué mierda hago con la soledad?

¿Por qué sigue importándome tanto ella?
Tú sabrías.
Yo no sé.

No sé nada,
pero estoy vivo.
Tú sabías todo. 
Haces falta, coño.